¡¡Qué empiece la función!!

El teatro es un recurso muy útil para los profesionales que trabajamos con las emociones, ya que contribuye gratamente en el desarrollo de los niños. Gracias al teatro los niños pueden expresarse, adoptar diferentes personajes, divertirse, jugar y relacionarse mientras dejan fluir su imaginación y fomentan su creatividad.

Aproximadamente a partir del año y medio de edad aparece el juego simbólico, y a medida que los niños van creciendo el juego también evoluciona, se inventan nuevos personajes y adquieren diferentes roles permitiendo al niño ser más creativo y más expresivo.

Mediante el teatro infantil el estado emocional de los niños mejora, se sienten más seguros, con más autoestima, más confiados, les ayuda a perder el miedo y sobre todo permite identificar y mostrar las diferentes emociones. Continue reading