Educación Emocional desde el útero

Culturalmente tenemos claro que durante el embarazo la madre debe cuidar su alimentación, no ingerir alcohol y cumplir una serie de recomendaciones para que el feto se pueda desarrollar de manera correcta y sana. De la misma manera hemos de tener en cuenta las emociones de la madre durante el embarazo.

Es obvio que cada persona tiene su propia personalidad, habrán madres más tranquilas que les cueste más alterarse y habrán otras que sean más nerviosas e inquietas. Se trata de conseguir que la madre se encuentre en un entorno adecuado y que se sienta lo más tranquila y relajada posible durante todo el embarazo.

Del mismo modo que tenemos claro que lo ingiera la madre afectará al desarrollo del feto, hemos de ser conscientes de que el estado emocional de la madre durante la gestación también tendrá repercusión en el futuro bebé. Está comprobado que si la madre durante el embarazo sufre habitualmente estrés o ansiedad, esto afectará sobre su futuro comportamiento, sobre los niveles de inteligencia, sobre los niveles de hiperactividad y sobre el desarrollo cerebral del bebé.

Hasta ahora sabíamos que el aprendizaje emocional surgía tras el nacimiento, siendo aproximadamente entre los 4 y 8 años el periodo crítico, y con gran influencia de cara a lo que ocurra en la edad adulta. Sin embargo, investigaciones recientes demuestran que esto no ocurre tras el nacimiento sino que empieza en el útero materno.

Durante la gestación la madre ha de gozar de un estado emocional sano, tranquilo y correcto.

Deja un comentario